Es época de cría para algunas especies de aves

La época de cría para algunas especies de loros no es siempre en primavera. De hecho hay varias que eligen finales de año para hacerlo. En ocasiones hay que recurrir al uso de amas de cría para especies sensibles. Es una herramienta auxiliar usada por los criadores avanzados.

Los últimos meses del año son quizá los más apasionantes en cuanto a sorpresas en la cría de las especies de loros más extraordinarias para estas latitudes. Si bien es verdad que los loros africanos, como los grises de cola roja (Psittacus erithacus) pueden adoptar el calendario europeo de primavera para comenzar a reproducirse, no es menos cierto que una gran cantidad de parejas prefieren esperar a octubre y noviembre para iniciar sus cortejos y cría. 

De hecho comienzan a finales de agosto y principios de septiembre en su primera fase, siendo por ello la época en la que debemos prestarles atención, especialmente a aquellas parejas que se mostraron inactivas durante el resto del año para seguir su instinto en la época en la que muchos otros, como las especies asiáticas, están en su etapa de máximo reposo y finales de su muda de plumaje.

AVES CRIADORAS DE INVIERNO

Cacatúas negras

Las cacatúas negras son unas de las especies que ponen huevos exactamente en estas fechas. Y son de las especies que necesitan especial atención puesto que es frecuente que esos huevos no sean puestos siempre dentro de sus nidos. El aporte de material fresco dentro de los troncos donde anidan, que suelen ser verticales y con abertura superior, es muy importante.

Cotorras serranas de México

Las cotorras serranas de México son también criadoras de finales de año. Se trata de una especie tan peculiar como compleja en hábitos y necesidades. Tanto los padres como sus descendientes necesitan atenciones exclusivas de su especie, lo que obliga a tener consideraciones especiales cada temporada.

Ávidos consumidores de corteza de pino fresco, necesitan que su metabolismo del calcio se mantenga en condiciones óptimas. El sol no les debe faltar así como opciones para bañarse siempre y cuando el tiempo lo permita.

Cada nacimiento de esta especie tiene muchísima importancia, ya que se enfrentan a una disminución de sus bosques por agresivas extracciones forestales en su hábitat natural. Tener los datos de su crecimiento, así como el desarrollo de protocolos clínicos y de cría, son fundamentales para ofrecerle una garantía de seguridad a esta emblemática especie mexicana.



Loros del Cabo

Con los loros del Cabo (Poicephalus robustus fuscicollis) pasa algo similar. Es ahora cuando sus pichones, con esos enormes picos, crecen a buen ritmo. Esta especie tiene éxito de cría desde los meses de abril y mayo, siendo frecuente que continúen hasta octubre con la puesta de huevos y cría de pichones.

Madres nodrizas

La sincronización de algunas especies ha permitido también al equipo de conservación de muchas fundaciones y centros ayudar con parejas de diferentes especies a hijos adoptivos de otras que necesitan algo más de ayuda.

Así, varios pichones más de amazona colirroja (Amazona brasiliensis) han sido criados por una pareja de loros reales de cabeza amarilla (Amazona oratrix). Uno de estos pequeños también ha podido ser adoptado por una pareja de amazonas frentirrojas (Amazona autumnalis).

Esta técnica permite que crezcan con garantías de cuidado parental directo.

 
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y razones técnicas, para mejorar tu experiencia de navegación, para almacenar tus preferencias y, opcionalmente, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Hemos incluido algunas opciones de configuración que te permiten decirnos exactamente las cookies que prefieres y las que no. Pulsa ACEPTAR para consentir todas las cookies. Pulsa CONFIGURACIÓN para decidir las opciones que prefieres. Para obtener más información sobre nuestras cookies accede a nuestra Política de cookies aquí: Más información
Configuración Acepto