Higiene piel y pelaje de perros y gatos

Cuando se corta, lava o cuida del pelo de perros y gatos se suele hacer por motivos estéticos (si está demasiado largo o corto, si brilla o por el contrario necesita un buen baño...). 

Está bien, ya que mantener un pelo limpio y sano garantiza a la mascota una mayor calidad de vida, pero debemos ser conscientes de que tanto su pelo como su piel son indicadores de su salud.

EL BAÑO

Gatos

A los gatos suele gustarles bastante poco el agua y ya incluyen en su día a día el aseo y acicalamiento, por lo que es más difícil darles un baño si no se les ha acostumbrado desde muy pequeños. 

Perros

El caso de los perros es diferente. Nuestro amigo sí que necesitará un baño pero la frecuencia dependerá, como también ocurre con en el cepillado, de los hábitos y costumbres del animal. ¿Vive en casa o en el campo? ¿Qué tipo de pelo tiene? ¿Duerme contigo y se sube a sillas y sofás?

Todas estas preguntas nos ayudarán a determinar la frecuencia del baño (que en ningún caso debería ser inferior a una vez a la semana), siempre sin descuidar la higiene del perro.

¿Cómo se debe bañar al perro?

Es importante que el agua esté tibia, ya que su piel es bastante sensible al calor.

Les incomoda no tocar el suelo, por lo que es recomendable bañarlos en espacios donde se sientan seguros y usar un telefonillo de ducha o manguera para no obligarlos a pasar por debajo del grifo (especialmente la cabeza).

Es importante asegurarse de que no les entra agua en los oídos.

Enjuagar bien y frotar con una toalla para secarlo. Si es verano y hace calor, puede secarse al sol, pero si comienzan a bajar las temperaturas recomendamos usar el secador con aire frío o tibio para no irritarles la piel.

Cepillar cuando esté seco, nunca se le ha de peinar con el pelo húmedo.

Escoger el tipo de champú es fundamental, para ello siempre es importante consultar con el veterinario.
 
Te mostramos nuestra selección de higiene piel y pelaje para incorporar a tu surtido profesional y ofrecer a tus clientes


EL CEPILLADO

Gatos

Para cepillar al gato se han de tener en cuenta una serie de pautas:

El gato ha de disfrutar del cepillado realizándolo de manera suave. También se puede recurrir a algún premio si se aprecia que el gato está incómodo.

Evitar pasar el cepillo por la zona de la barba o los bigotes, ya que son muy sensibles.

Si el gato tiene el pelo largo, se ha de procurar deshacer los nudos que se formen con los dedos y si no es posible, se han de cortar.

Frecuencia. Si los gatos son de pelo corto, un par de cepillados semanales o uno en profundidad a la semana será suficiente. Si el gato es de pelo largo, lo recomendable es cepillarlo todos los días o siempre que sea posible.

Perros

Es importante que se establezca una frecuencia de cepillado con los perros, que variará según su tipo de pelo así como tener en cuenta que todos los perros necesitan que se elimine el pelo muerto de su manto, tanto los de pelo corto como los de pelo largo.

En cuanto a la frecuencia dependerá tanto del tipo de pelo del animal como del estilo de vida que tenga. Si se tiene un bichón maltés y la residencia está en una zona de campo, probablemente necesitará un peinado diario. Por el contrario, este mismo perro en un piso o casa en la ciudad nos permitirá cepillarlo cada dos o tres días.

El cepillado y aseo no es algo que todos los perros disfruten. Con los perros de pelo corto es algo más fácil, ya que en unos pocos minutos este proceso está listo. Los de pelo largo requieren más tiempo y paciencia. Es importante tomar este proceso con calma.

Acostumbrar al perro desde cachorro será fundamental para que lo acepte como una rutina más conforme vaya creciendo.

¿Cómo cepillarlos según su tipo de pelo?

Perros de pelo corto 

Se puede usar un cepillo de cerdas o una manopla para eliminar el pelo sobrante del manto del perro. Es suficiente con un cepillado de adelante hacia atrás y de arriba abajo para mantener sano el pelo del animal.

Perros de pelo largo

Suelen peinarse a contrapelo, de abajo hacia arriba y de atrás hacia delante, para que el manto quede suave y esponjoso.

Perros de pelo rizado

Este tipo de pelo necesita un mantenimiento constante, no presentan períodos de muda, por lo que siempre están creciendo y es necesario ir cortándolo con frecuencia. Lo ideal es hacerle un cepillado diario para evitar nudos.

Perros con madejas

El pelo en madejas es el menos habitual, típico en razas como el perro de aguas. Suele presentar un aspecto de "rastas". Este tipo de perros no deben cepillarse, ya que el pelo debe ir agrupándose en cordones. Bastará con pasarle los dedos por el manto y las patas para soltar el pelo y evitar que se apelmace y tire de la piel.
 
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y razones técnicas, para mejorar tu experiencia de navegación, para almacenar tus preferencias y, opcionalmente, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Hemos incluido algunas opciones de configuración que te permiten decirnos exactamente las cookies que prefieres y las que no. Pulsa ACEPTAR para consentir todas las cookies. Pulsa CONFIGURACIÓN para decidir las opciones que prefieres. Para obtener más información sobre nuestras cookies accede a nuestra Política de cookies aquí: Más información
Configuración Acepto