Estudio sobre los beneficios del canto de los pájaros

El canto de los pájaros es algo hermoso, es un lenguaje que va mucho más allá de lo que podemos comprender a simple vista. Con él evocamos  recuerdos y  afloran sensaciones de lo más profundo de nuestro ser. 

Si se lo permitimos nos ayuda a reconocernos y nos mece en una sintonía que  bien  se podría llamar «Sinfonía Universal».

Muchos de los clientes de pet shops que optan por esta mascota como animal de compañía además de los que se adentran en el mundo de la ornitología y la naturaleza experimentan mejoras en su bienestar tales como la reducción de estrés y la mejora en la concentración y la creatividad.

Entre otros, este fue uno de los factores que ha llevado a la universidad británica de Surrey a intentar demostrar de forma científica cuáles son los resultados de estar en contacto con determinados sonidos de la naturaleza, entre ellos el canto de los pájaros, y porque se les relaciona con determinadas sensaciones.

Que los sonidos de la naturaleza son capaces de alterar nuestro estado de ánimo es algo conocido. Por ejemplo, el zumbido de las abejas da miedo. Los cineastas lo han utilizado a menudo para ambientar los momentos preliminares a una escena de terror. Y funciona. 

La científica que lidera el proyecto, la estudiante de post doctorado Eleanor Ratcliffe, asegura que hay muchos psicólogos medioambientales que han tratado de esclarecer cómo el mundo natural afecta a las personas "pero todavía hay mucho que aprender sobre el poder de algunos sonidos específicos de la naturaleza".



Se ha investigado mucho sobre cómo reacciona el cerebro humano a la visión de la naturaleza pero poco sobre cómo nos afecta olfatearla o escucharla. "Hay estudios que muestran, por ejemplo, de qué modo los pacientes de un hospital responden a la proyección de imágenes de la naturaleza pero tan sólo hay tesis sobre cómo los sonidos pueden ayudar a recuperarnos psicológicamente del estrés", afirma Ratcliffe. 

De forma empírica muchos son las muestras de los grandes beneficios que aporta además de los intrínsecos de disfrutar de la compañía de tan bonito animal.

Entre ellos, el famoso ornitólogo Peter Brash, ecologista del National Trust que manifiesta, "Como ornitólogo siempre he tenido el canto de los pájaros como la banda sonora natural de mi vida y creo que es bueno para mi mente y mi alma. El canto de los pájaros nos acerca a la naturaleza y une a la gente a los lugares y a los recuerdos como pocos sonidos. Es un placer simple accesible a todos, incluso a aquellos que viven en las ciudades".

Pero el estudio está encaminado a dilucidar si el efecto reparador sucede también en las personas que no están predispuestas a sentirlo, si el valor terapéutico del trinar de los pájaros sucede también en los que no son amantes de la naturaleza ni entusiastas de las aves.

Por eso los sujetos estudiados serán reclutados al azar a través de las redes sociales. En la primera fase contestarán una serie de preguntas sobre sus preferencias auditivas y el impacto que tienen en ellos escuchar sonidos de pájaros. Más adelante las mismas personas pasarán por un laboratorio en que se les pedirá que desarrollen actividades mientras escuchan el cantar de distintos tipos de pájaros.

Los investigadores de Surrey tendrán que manejar también una variante escurridiza: las experiencias personales. "También existe la cuestión de las asociaciones simbólicas que cada uno hace, por ejemplo, si alguien asocia sonidos particulares con las vacaciones", explica Ratcliffe.

También examinarán si el efecto del canto de los pájaros escuchado en una grabación es comparable al efecto de escucharlos en directo, en una ciudad o en medio del campo.

"Estoy muy interesada en conocer cómo la gente responde a distintos cantos, por ejemplo comparar el de un cuervo con el de un carrizo", dice la científica. Quizá algunos cantos, como el graznido de los gansos provoquen exasperación.

El National Trust lanzó una campaña de invierno para incitar a la gente a escuchar el cantar de los pájaros durante cinco minutos al día para combatir la falta de luz que provoca el trastorno afectivo emocional. Su audio guía fue descargada más de 10.000 veces.
 
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y razones técnicas, para mejorar tu experiencia de navegación, para almacenar tus preferencias y, opcionalmente, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Hemos incluido algunas opciones de configuración que te permiten decirnos exactamente las cookies que prefieres y las que no. Pulsa ACEPTAR para consentir todas las cookies. Pulsa CONFIGURACIÓN para decidir las opciones que prefieres. Para obtener más información sobre nuestras cookies accede a nuestra Política de cookies aquí: Más información
Configuración Acepto